bc

Antídoto de Amor.

book_age16+
24
FOLLOW
81
READ
arrogant
manipulative
badboy
goodgirl
CEO
bxg
like
intro-logo
Blurb

Sophia Baker es una chica de bajos recursos que acaba de terminar su postgrado en la universidad, llena de sueños e ilusiones, pero estos se ven lastimados cuando descubre que su novio la ha estado engañando con su mejor amiga, desesperada y dolida busca una solución para reparar su relación, recordando sus planes de pareja del pasado, el plan era después de ya haber terminado su posgrado casarse y luego embarazarse, tenían todo planeado, a excepción de lo que ella considera un desliz por parte de su novio, en su desesperación encuentra en la inseminación artificial la solución, después de todo podrían seguir con sus planes. Todo vuelve a ir bien, hasta que su hijo nace y ambos notan que el pequeño niño no se parece a ninguno de los dos, sintiéndose engañado su novio realiza en secreto un análisis de ADN, enterándose que en realidad no es el padre del niño. Sola y desconcertada Sophia se dirige al banco de e*****a, indignada por lo sucedido exige una explicación.

Allí se entera que empleada dejo caer dos frascos y sin darse cuenta cambio las etiquetas. El error se supo un año atrás cuando la prometida de un CEO fue para hacerse inseminar con la e*****a de su pareja que estaba luchando contra el cáncer, pero su resultado fue negativo, tiempo después la relación se terminó y la mujer denunció al banco de e*****a, fue ahí donde se supo la verdad, la única responsable no recordaba el nombre de la otra persona que había adquirido la e*****a del CEO, fue el único caso registrado como un error en el banco de e*****a.

Sophia recibió el nombre del verdadero padre de su hijo tiempo después de haber adquirido el puesto de asistente en Industrias Campbell, ahora el dilema era averiguar si él lo sabía, y sino, idear el plan para decírselo, después de todo necesitaba toda la ayuda posible y un buen padre para su hijo.

Alejandro Campbell era considerado un hombre codiciado entre las mujeres, pero después de su última decepción en el amor, no volvió a verse en un una relación amorosa.

Dos corazones rotos, un amor en común, ¿Aceptará Alejandro hacerse cargo de su pequeño hijo? ¿Podrán mantener el profesionalismo o se dejarán llevar por la hermosa idea familiar? El sueño de ambos, pero que por sus decepciones anteriores se deshizo, se cumpliría si ambos logran conectar.

chap-preview
Free preview
CAP #1 Traición y Amenaza.

Alejandro acaba de salir de la etapa más horrorosa de su vida, había luchado contra el cáncer y había ganado la lucha, pero desde que lo diagnosticaron todo fue mal, él y su prometida se aseguraron de guardar su esperma en un banco de esperma para asegurar un heredero en caso de que llegará a morir, con lo que no contaba era con que antes de superar el cáncer se enteraría de que su prometida le era infiel con su primo y rival en los negocios, ella ya le había conseguido un reemplazo y él se había hecho a la idea de que moriría pronto, así que terminó su relación y modificó su testamento.

"Después de tanto tiempo juntos, y le pagaba de esa forma" Él le dio gusto en todo, cumplió con sus caprichos, le entregó el mundo en sus manos y le propuso quedarse con él después de su muerte, no entendía como tan siquiera podía tener el descaro de reemplazarlo cuando aún no había muerto.

— ¿Cómo pudiste hacerme, esto. Leonor? —  le preguntó a su prometida, se trataba de una actriz conocida en el mundo de entretenimiento.

— Cariño yo... Yo no quería, las cosas solo pasaron... —  se excuso ella patéticamente.

— ¡No! —  dijo Alejandro levantando la voz al tiempo que se giraba hacía ella y la señalaba con su dedo indice. —  no me vengas con excusas... ¿Justamente con mi primo? ¿En serio? —  le reprochó.

— Él me convenció, yo no quería, yo te amo a ti... Además con tus tratamientos ya no podíamos tener intimidad... Entiende que te extrañaba en mi cama. —  intentó explicarse desesperadamente. Alejandro negó levemente con la cabeza y tapo su boca conteniendo los insultos que tenía en su cabeza.

— Por Dios, Leonor. No tienes vergüenza. No sabes cuándo parar. — suspiro agotado, estaba realmente destrozado y lastimado.

Alejandro se giró y camino hacia el escritorio de su despacho, agarró un sobre blanco y volvió a girarse hacía Leonor, le tendió el sobre y ella lo tomó confundida.

— ¿Qué es esto? — preguntó Leonor con desconfianza.

— Se suponía que era una buena noticia para ti, y para mí... — respondió él con un gesto abatido.

Ella lo abrió y saco de allí un par de papeles, lo leyó brevemente y levantó el rostro con un gesto de sorpresa.

— ¿Estas curado? ¡¿Venciste el cáncer?! — dijo impresionada dándose cuenta de su peor error. Ahora él viviría y ella ya no estaría en su vida, no gozaría de lujos ni de su compañía, ya no podía llamarse orgullosamente la prometida de Alejandro Campbell, él asintió levemente y frunció sus labios, encogiéndose de hombros. — ¡Esto es maravilloso! ¡Mi amor! — grito ella al tiempo que se lanzaba a sus brazos.

— Si, es maravilloso. — dijo Alejandro sin alegría en su voz. Se deshizo de los brazos de Leonor que sujetaban su nuca, sus brazos cayeron a sus costados y él la miró con una mueca de asco. — al menos pensé que lo sería para ti, vete de mi casa, inmediatamente, no quiero que quede ni un rastro de que viviste aquí.— espetó furioso, aunque su tono se mantenía tranquilo, las emociones rebosaban con cada palabra que salía de sus labios.

— Pero... Cariño... Podemos solucionarlo. — los ojos de Leonor detallaban el rostro de Alejandro con terror. Él no daba segundas oportunidades.

— Ya no hay solución. Te deseo lo mejor, ahora vete, no aguanto ver tu cara frente a mí. — su tono de voz está vez fue lo suficientemente brusco como para que Leonor no insistiera una vez más.

Alejandro le quitó el sobre de las manos junto con los resultados y le dio una mirada de desprecio, Leonor frunció los labios y se dio la vuelta apretando los puños a sus costados.

— Lo solucionare. — dijo antes de salir por la puerta.

Furioso, herido, lastimado y destrozado Alejandro arremetió con todo lo que había a su alrededor. Entre gritos de enojo y golpes a las paredes, se desahogo.

...

Leonor no quería perder todo el tiempo invertido en su atractivo y billonario prometido, no lo dejaría ir por nada en el mundo. Así que se planteó volver a recuperarlo y que mejor forma que darle lo que él había querido hacía tanto tiempo y ella se negó. Darle un hijo, fue así como por su cuenta fue al banco de esperma donde habían guardado la esperma de Alejandro con el fin de darle un heredero antes de su muerte, Leonor se insemino con la esperanza de darle un hijo a Alejandro, pero el resultado fue negativo.

Así que aceptar que su compromiso se había terminado sería lo mejor, mientras tanto Alejandro continuó con sus negocios y su vida normal, en un silencio sepulcral en el que se obligó a vivir.

— Señor Alejandro.— le dijo su ama de llaves. Él soltó un “Mmm” como preguntándole que quería, estaba enfocado en su teléfono celular. — ¿Quiere que le traiga el desayuno ya o prefiere que se lo traiga después?

— Puedes traerlo ahora, Margarita. — respondió sin ánimos, mientras repasaba en internet las noticias del día.

Una en especial llamo su atención. La miró detenidamente fijándose que lo involucraba.

“Leonor Moore, actriz y modelo, recientemente confesó que denunció a una importante empresa que se dedica a congelar la esperma de personas con problemas de fertilidad, aseguro que ella y su ex novio el billonario Alejandro Campbell fueron allí para guardar la esperma del billonario en un momento crítico de su vida, pero cuando la actriz fue en busca de este, recibió la esperma de un desconocido, claramente ella no lo sabía hasta que se quejó con la empresa, le pidieron disculpas por lo sucedido y aseguraron que despidieron a la responsable del error, para suerte de la actriz no quedo embarazada, pero se pregunta dónde quedó la esperma que ella y su ex prometido guardaron antes de que las cosas se pusieran complicadas.”


Alejandro se quedó boquiabierto, ¿Su esperma había sido entregada a otra pareja? No tenía idea de eso y perdió el contacto con Leonor, cada vez que ella intentaba verlo, él la ignoraba y esquivaba, en algún momento se canso y se rindió. Alarmado por la situación decidió que debía ir al banco de esperma para corroborar quien había usado su esperma, podía tener un hijo por ahí y no se había enterado. Agarró su chaqueta y se la puso, Margarita venía con su desayuno en una bandeja.


— ¿Se va señor Alejandro? — preguntó ella confundida y desconcertada. Alejandro se acercó a ella y beso su frente con cariño.


— Si Nana, lo siento mucho. Me surgió una urgencia. — se excuso al tiempo que agarraba las llaves de su auto y se disponía a abrir la puerta.


— Siempre le surge algo y se olvida de comer. — se quejó ella.



— Te lo compensaré, Nana. — dijo él antes de salir por la puerta apresuradamente.


”¿Compensarla? Si era él quien no comía, no entendía a ese muchacho, a pesar de haberlo criado.”


Alejandro llegó rápidamente al banco de esperma, dio sus datos y el personal puso un gesto de miedo, ese hombre podría acabar con ese lugar en tan solo un chasquido de sus dedos.


— No se preocupe señor Campbell, el jefe lo atenderá pronto. — le dijo una chica en la recepción.


— Dígale a su jefe que exijo que me atienda ahora mismo, si no quiere que acabe con este lugar en este preciso instante, ¿Sabe usted quién soy? — le pregunto a la chica, ella paso saliva y asintió. — bien, si sabe quién soy, le recomiendo que se lo diga a su jefe.


— Si señor, no se preocupe. Ahora mismo voy a decirle. — la chica se apresuró a buscar a su jefe en su oficina.

Al volver se dirigió hacía él con un hombre de mediana edad.


— Ah, ya veo que si podía atenderme. — comento Alejandro.


— Usted es un hombre importante, siento mucho no haberlo hecho pasar de inmediato pero solucionaba un par de inconvenientes...


— Espero que no sean inconvenientes como el que sucedió con mi esperma. — le dijo haciendo que el hombre se pusiera de colores.


— Venga conmigo señor Campbell, discutiremos ese asunto en un lugar más tranquilo. — le dijo el hombre al ver que varias personas pasaban por allí.


— Claro que sí. Lo sigo. — dijo con un gesto serio.


Alejandro camino detrás del hombre hasta su oficina, donde le ofreció asiento mientras que él ocupaba su lugar frente a él.


— Primeramente me disculpo con usted señor Campbell, ya lo hice con su ex prometida, no sabemos quién se llevó su esperma, en todo el tiempo que he estado al frente de esta empresa, nunca ocurrió algo así, se lo aseguro. La culpable de este error está pagando por ello, se lo aseguró. — dijo apenado.


— Bien. Pero no era lo que quería escuchar. ¿Se da cuenta de que probablemente ahora mientras usted y yo discutimos sobre este tema, alguien más puede estar criando a mi hijo o hija? — el hombre se removió nervioso en su asiento tras la pregunta de Alejandro.


— Lo sé, señor Campbell. Pero se han entregado muchas otras muestras, no podremos decirle quien se ha llevado la suya porque hasta el momento nadie ha venido a hacer un reclamo por la muestra recibida. — explico el hombre. — sin embargo le aseguro que la primera persona que se acerque aquí con un reclamo, esa será quién tiene a su hijo. — le dijo el hombre, Alejandro apretó los puños y levantó sus brazos para luego golpear con fuerza él escritorio del hombre.



— Seré bondadoso... — espetó con ira en su voz. — no haré trizas este lugar porque usted va a hacerme saber cuándo esa persona venga aquí a quejarse de que le dieron la muestra equivocada, en caso de tener a mi hijo, usted me lo informará inmediatamente. — le exigió. — ¿Entendido? — él hombre asintió frenéticamente. Alejandro se puso de pie y se dio la vuelta dispuesto a irse, pero volvió a girarse. — ¿Hace cuánto pasó ese dichoso error? — preguntó.



— ¿Cuándo? Ah, señor Campbell, lo que sucedió no le daría ninguna información, pero el intercambio ocurrió inmediatamente fueron entregadas las muestras. — respondió el hombre.



— Ya ve, si me dió información. Busque en su sistema la lista de personas que vinieron ese mismo día a dejar una muestra de su esperma en reserva y envíela a este correo. — prácticamente le ordeno al tiempo que sacaba una de sus tarjetas y la ponía sobre el escritorio del hombre. — le recomiendo que se ponga en la tarea de hacerlo ahora mismo, ya que si usted no me ayuda a encontrar a la persona a la que le dieron mi reserva, no solo presentaré una demanda sino que lo hundire, su nombre y su prestigio. Todo se esfumara. — le dijo con voz firme y un gesto amenazante.



Alejandro Campbell salió de la oficina del hombre hecho una furia, su enojo era entendible al igual que su frustración, por su cabeza pasaron pensamientos como: ¿Y si lo obtiene alguna familia de bajos recursos y quiere sacar provecho? Todas las personas querían una tajada de su fortuna, incluso el vagabundo que se sentaba toda las mañanas en la puerta de su empresa, le pedía dinero y él se lo daba, ese hombre recibía de su parte cien dólares diarios y aún así no tenía la vergüenza para faltar al menos un día, para Alejandro era fácil sacar el dinero y pedirle que se retirará de en frente de su edificio, de todas formas sabía que lo haría tan pronto le diera el dinero.

editor-pick
Dreame-Editor's pick

bc

Venganza por amor: Infiltrado

read
47.7K
bc

SIEMPRE FUISTE TU

read
281.9K
bc

Señorita Freak

read
51.2K
bc

Fuerte amor

read
59.5K
bc

Ni tan Señora

read
36.9K
bc

100 Días con el señor arrogante

read
268.8K
bc

Vendida al millonario

read
159.0K
dreame logo

Download Dreame APP

download_iosApp Store
google icon
Google Play